Buenos Aires

Cada vez llegan más turistas del mundo entero a conocer Buenos Aires, la ciudad latinoamericana que más se parece a París. La ciudad del tango y de la buena carne; la ciudad donde nació Maradona, Evita y Gardel, los grandes mitos argentinos.

Últimamente la ciudad de Buenos Aires está en muchos rankings. En el portal de la NBC la ubican como la segunda mejor ciudad del mundo para ir de shopping, sólo superada por Bangkok. En el mismo informe, donde se elogia la belleza de sus habitantes, se la califica como la capital más hermosa de Latinoamérica. La prestigiosa revista Wallpaper la incluye en el top ten de las urbes con más onda para vivir.

Es la capital de la República Argentina. Se extiende sobre un terreno llano, a orillas del Río de la Plata. Sus límites naturales hacia el este y el sur son El Río de la Plata y el Riachuelo. La avenida de circunvalación General Paz, que bordea la ciudad de norte a oeste, completa el límite de la ciudad. Esta avenida enlaza de manera rápida la capital con el Gran Buenos Aires, la franja de más alta concentración de habitantes del país.

La ciudad ofrece una riquísima variedad de atractivos y paseos, cada barrio tiene su propia personalidad, su distintivo y fisonomía que lo hace particular.

El espléndido patrimonio arquitectónico porteño se caracteriza por su eclecticismo, claro testimonio de la síntesis cultural que a lo largo de la historia del país fue moldeando el espíritu nacional.

Testigo de su importantísima vida cultural son sus numerosos museos, salas de exposiciones y conferencias; galerías de arte, cines y teatros con espectáculos nacionales e internacionales de primer nivel y todo eso adaptado, haciendo de la hermosa ciudad de Buenos Aires un destino perfecto de turismo accesible. La diversidad y calidad de las opciones que tiene Buenos Aires hacen del teatro una de las actividades culturales más importantes. En la avenida Corrientes y calles aledañas se encuentran las principales salas donde se presentan obras de gran despliegue, entre género de revistas, comedias musicales, y teatro independiente.

Muchos consideran a la noche porteña de las más vibrantes, activas y variadas del mundo. En "la ciudad que nunca duerme" la noche tiene sus propios atractivos, todo puede ser un pretexto para el entretenimiento, desde los bares y los pubs reuniendo amigos, cines, los restaurantes colmados y las discotecas, disfrutando un show musical o asistiendo a teatros alternativos. La noche de Buenos Aires ofrece múltiples opciones para vivirla y disfrutar todo a toda edad, jóvenes y adultos.

Los aventureros de la gastronomía, dispuestos a descubrir nuevas rutas para el paladar, encontrarán en Buenos Aires una oferta tentadora.

La excelencia de la carne vacuna argentina es conocida en todo el mundo. Debe resaltarse el asado: los diferentes cortes de carne vacuna son acompañados generalmente por chorizos, mollejas, chinchulines y morcillas y otros cortes de carne de otros animales. Las tradicionales empanadas, pasteles de masa rellenos, en sus muchas variantes, de carne picada, cebolla, pimientos, pasas de uva y huevo duro; picantes o suaves; fritas o al horno. Se comen con la mano y se suelen acompañar con vino tinto.

Buenos Aires, al igual que todo el país, vibra al ritmo de su deporte más popular: el fútbol. El campeonato de fútbol local está entre los cinco más importantes del mundo. Para presenciar los partidos del campeonato de primera división es importante saber que se juegan entre el viernes y el domingo, en horarios diurnos y nocturnos.

 

HIGHLIGHTS

LA CIUDAD DEL TANGO

Buenos Aires es Tango. Aquí se forma,  se toca, se canta, se baila tango.

Es la manifestación cultural y popular, más relevante de Buenos Aires. Es la estampa de nuestra identidad, de nuestro sentir, de nuestra nostalgia de porteños. El tango, la fusión de sonidos y movimientos suma día a día cada vez más y más aficionados, fanáticos, y admiradores, en todo el mundo.

El tango se manifiesta hoy en las letras (especialmente en el lunfardo, de donde provienen muchas de sus palabras); en la música (especialmente en el bandoneón, que le infundió a la música popular del Río de la Plata el sonido rezongón y melancólico que hoy identifica al tango); y en el baile (el que se ve en los shows y el que se practica en las milongas).

Una de las características que mejor definen al Tango es su coreografía. El baile es una de las expresiones más importantes que tiene el tango; y su belleza visual ilustra el espíritu de la música. En cada compás siempre se mueve un pie, o sea, si en un compás se desplaza un pie, en el siguiente deberá desplazarse el otro; se asemeja a caminar.  El "firulete" se refiere a los pasos que la pareja realiza como muestra de destreza para adornar el baile y seducir; es el detalle que transforma el tango en un vistoso espectáculo. El tango posee amplias posibilidades coreográficas, constituyendo un espectáculo de singular belleza visual.
El tango es un baile que no puede realizarse de forma individual; la mujer seduce y el hombre conduce. Es el hombre el que cobija a la mujer y la sostiene, la dama se desenvuelve en todo el baile bajo el amparo del mismo, rompiendo el equilibrio para recostarse sobre su pecho. 

CARLOS GARDEL

Los argentinos dicen que es argentino, los uruguayos que es uruguayo, pero parece que el Zorzal Criollo nació en Toulouse, Francia, en 1890. Según se cree se trasladó luego a Argentina junto a su madre, Berta Gardel, y se crió en la zona del Abasto. Por eso, se lo conoce como el Morocho del Abasto. Fue el máximo exponente del género y quien llevó el tango a Broadway y a Hollywood. Carlos Gardel murió en 1935, en un accidente de aviación en Medellín, Colombia. Los porteños todavía no lo creen. Para ellos, Gardel “cada día canta mejor”.

TEATRO COLON

El 25 de mayo de 1908 el Teatro Colón –el “nuevo Colón”, como se lo llamaba entonces-,

abrió sus puertas tras dieciocho años de conflictiva construcción. El primitivo Colón ubicado frente a la Plaza de Mayo, había funcionado donde ahora está el Banco de la Nación entre 1857 Y 1888. Si bien contaba con muchas comodidades y avances tecnológicos importantes para la época, como por ejemplo la iluminación a gas, igualmente se decidió trasladarlo. Para entonces la ciudad había crecido, el público era cada vez más numeroso, y para aquella Buenos Aires próspera y abierta a la inmigración, se hacía impostergable contar con un gran teatro de ópera. Por eso se decidió el traslado a este predio que perteneció al ferrocarri Oeste, desde donde partía La Porteña, la primera locomotora del país. Varios nombres edificaron el monumental coliseo: el ingeniero Tamburini y los arquitectos Víctor Meano y Julio Dormal.

El público que asistió a aquella primera función de Aida, de Giuseppe Verdi, quedó deslumbrado. Allí aguardaba la escalinata principal de mármol de Carrara; la cúpula, con sus maravillosos vitraux de la casa Gaudin, de París, y la gigantesca araña semiesférica con 450 bombitas eléctricas; la sala central en herradura de 38 metros de largo; las decoraciones del francés Marcel Jambon, reemplazadas desde 1966 por las etéreas y luminosas figuras del pintor argentino Raúl Soldi; el juego de colores cálidos propuesto por la pana roja de los tapizados de las butacas y el amarillo oro de los ornamentos; la discreta y elegante sugestión

del Salón Blanco; la suntuosidad principesca del Salón Dorado, con columnas, arañas y mobiliario francés. Esto sin hablar de algunos de sus dispositivos mecánicos, como el disco giratorio de 20 metros de diámetro emplazado sobre el escenario o el sistema de ascensores capaz de elevar hasta dos metros a 120 músicos en escena. En su recinto se presentaron grandes compositores para dirigir sus propias obras, como Richard Strauss, Saint-Saëns, Honegger, Pizzetti, Stravinski, Falla, Copland, Rabaud o Penderecki. Ellos fueron los primeros

admiradores de la excelencia de su acústica, que permite apreciar con igual fidelidad el sonido de una nota desprendida al aire como la contundencia de una orquesta sinfónica. Como explicó Luciano Pavarotti en una conferencia de prensa ofrecida después de una exitosa función de gala, “El teatro Colón tiene un grandísimo defecto; su acústica es perfecta. Imaginen ustedes

lo que eso significa para un cantante. Si uno hace algo mal se nota enseguida”.

El Colón guarda una faceta secreta, subterránea, aquella que el público de sus funciones jamás ve. Sí, en cambio, los que lo visitan. En sus tres subsuelos funcionan los talleres

de escenografía, maquinaria, sastrería, escultura, electricidad y vestuario, los mismos que lograron hacer del Colón uno de los pocos escenarios de ópera con capacidad

de autoabastecimiento. Actualmente, las visitas guiadas se encuentran suspendidas por los trabajos de restauración y actualización tecnológica.

LOS GRANDES MURALISTAS

Junto con Patio Bullrich, Galerías Pacífico es el shopping más elegante de la ciudad, en términos arquitectónicos y estéticos, y también por las marcas que uno encuentra al recorrerlo.

Pero antes o después de mirar las vidrieras y probar perfumes importados, no deje de mirar el techo, para descubrir la obra de cinco grandes muralistas argentinos plasmadas en su cúpula central. Se trata de “El amor”, de Antonio Berni; “La vida doméstica”, de Juan Carlos Castagnino; “El dominio de las fuerzas naturales”, de Lino Eneas Spilimbergo; “La Fraternidad”, de Demetrio Urruchua y “La pareja humana”, de Manuel Colmeiro. Los murales fueron pintados en 1945 y restaurados dos veces, en 1968 y en 1991. Ocupan 450 metros cuadrados y conviven armónicamente con la modernidad que se despliega a sus pies. Si quiere saber

más de los murales, su historia y los protagonistas, en la galería ofrecen visitas guiadas gratuitas.

LA MANZANA DE LAS LUCES

En el corazón del antiguo barrio de Catedral Sur tiene su lugar desde hace cientos de años el solar conocido como La Manzana de las Luces. Su origen se remonta al año 1633, cuando la Compañía de Jesús instaló aquí la Iglesia de San Ignacio con su colegio y la Procuraduría de las Misiones. De la época del virreinato quedan en pie las Casas Virreinales de Renta, la

Sala de Representantes y el Colegio Nacional de Buenos Aires, uno de los secundarios más prestigiosos del país. En 1822, el periódico “El Argos” la bautizó “La Manzana de las Luces” por las enseñanzas "iluministas" de las instituciones educativas que allí funcionaron.

Los fines de semana se realizan visitas guiadas por las casas virreinales. “La Manzana por fuera” es otra visita guiada que repasa la evolución de la universidad, la Iglesia San Ignacio y el Colegio Nacional de Buenos Aires. Todas las salidas incluyen una visita a varios tramos de los túneles jesuíticos del siglo XVIII, que unían la Catedral y el Cabildo con las iglesias.

HOTELES BOUTIQUE: La nueva tendencia de Buenos Aires, ahora en Palermo
Hasta no hace mucho, Palermo, el barrio más grande de Buenos Aires, era un lugar antiguo y arbolado, de calles empedradas, historias de malevos y casas bajas. En la última década se transformó en el barrio de moda, donde todavía hay adoquines y árboles, pero también, cientos de locales comerciales y flamantes torres de edificios. Además de restaurantes, en esta zona también hay locales de indumentaria, wine bars, espacios de arte
y experimentación. El barrio está repleto de casas de principio del siglo XX, que conjugan amplios ambientes, estructuras con techos altos, ventanas de desarrollo vertical con balcones y rejas artísticas, en los últimos años Palermo recicló sus antiguas residencias para albergar ateliers y estudios de diseñadores, tiendas y locales de autor.
Especialmente aquí en Palermo, hace unos años que ya surgió la apertura de los hoteles boutique. Se trata de hoteles pequeños, que atraen por la calidez y la atención personalizada, como un alojamiento cinco estrellas con altos estándares de calidad pero en un clima hogareño, siempre en un marco arquitectónico muy cuidado y con lo último en diseño y tecnología. Muchos de estos hoteles son casonas antiguas refaccionadas y otros son diseños arquitectónicos muy modernos. Hoy, la ventaja competitiva con respecto a las grandes cadenas hoteleras está en la emoción de ser un lugar único, de convertirse en un mundo propio fuera de casa para cada viajero. Sea por trabajo o vacaciones, los huéspedes encontrarán en estos hoteles una experiencia en sí misma.

Galería de imágenes: 
viaje adaptado a buenos aires
monumento buenos aires adaptado
monumento buenos aires adaptado
la boca en silla de ruedas
Travel-Xperience 2014